22062015

¿Cómo hacer una maqueta de arquitectura?

CATEGORÍA » Profesión
No hay una asignatura que te enseñe a hacer maquetas de arquitectura. O al menos no que sepamos. La mayoría de las veces se aprende a base de ensayo-error o ensayo-corte-hospital-error en el peor de los casos. Las maquetas son las grandes olvidadas de la arquitectura. Hoy queremos dedicarles el espacio que se merecen.

Hoy queremos dar unos consejos y unas pautas para aquellos que quieren hacer una maqueta de arquitectura y no saben por dónde empezar. Aunque cada día más los render van comiéndole terreno, las maquetas de arquitectura siguen siendo un elemento fundamental en el día a día de un arquitecto.
 
En primer lugar hay varios tipos de maquetas o modelos. Por ejemplo, maquetas de urbanismo, en las que se representa una ciudad o parte de ella; maquetas de trabajo, en las que se busca una visión rápida de un volumen concreto y forman parte del proceso de diseño, maquetas de presentación, donde se alcanza el mayor nivel de detalle del proyecto, y muchas más. Cada una de ellas tiene un objetivo concreto y el tiempo, dinero y detalle varían enormemente de una a otra.
 
Para todas ellas, tendrás que seguir un proceso más o menos común dependiendo del tipo de maqueta que será el siguiente.
 

¿Cómo hacer maquetas de arquitectura?


1. Elección de la escala

Lo primero que tendrás que decidir es a que escala vas a representar el proyecto. Esto dependerá en gran parte del tamaño de este y del tamaño que quieras que tenga la maqueta. Haz una estimación previa para saber el tamaño final que tendrá tu maqueta. Normalmente una maqueta más grande te llevará más tiempo y será más costosa por la cantidad de material. Hazte las siguiente preguntas 

  • ¿Crees que será suficientemente grande para que se aprecie lo que quieres transmitir?
  • ¿Tienes suficiente material disponible para construirla? 



2. Elección de los materiales

Una maqueta es un proyecto en sí mismo. Tienes que decidir cómo y con que lo vas a construir. Tendrás que hacer una lista con los distintos materiales que necesitas y la cantidad. La maqueta puede ser de un solo material o de varios en función del resultado que quieras obtener. Hay infinidad de materiales a tu disposición: cartón pluma, madera, cartón de proyectos, acetato, cartulina, alambre, glicerina,… 
 
También ten en cuenta que cada material prefiere un sistema de unión determinado ya sea mediante un tipo de pegamento (cola, de contacto, en barra,…) o mediante una fijación física (grapas, agujas, cuerdas,…) Los materiales pueden buscar parecerse al proyecto real o enfatizar alguna cualidad del proyecto en particular. Decídelo.

La empresa Busch está especializada en materiales para maquetas, puedes ver todo lo que tienen en este enlace.


3. Despiece 

Una vez que tengas los materiales que vas a necesitar para hacer la maqueta, tendrás que hacer un despiece.  Puedes hacer un croquis a mano o directamente dibujar las piezas a tamaño real. El objetivo es que tomes conciencia de las dimensiones de estas y de cómo afectan los grosores de los materiales a la hora de unirlos. 
 
Truco: Puedes dibujar las piezas en Autocad e imprimirlas a escala real. Luego puedes pegar con cinta adhesiva las impresiones de las piezas al material y cortar sobre ellas.

mano de seis dedos con uno cortado por un cutter por hacer maquetas
 

4. Corte y replanteo

Dependiendo del material escogido deberás emplear un sistema u otro para cortar las piezas de la maqueta. Por ejemplo no vas a cortar el alambre con el cúter o la madera con tijeras (se han visto casos) En esta fase debes tratar de ser muy preciso y también de no cortarte un dedo. Los cortes debes ser limpios y rectos, por lo que es imprescindible ayudarse de una regla, si usas un cúter corta la cuchilla cada cierto tiempo para que siempre esté afiliada. Procura realizar este proceso sobre una superficie plana y usar un protector de plástico si no quieres dejar la mesa llena de cortes.
 

5. Preparación de las piezas

Antes de unir las piezas es recomendable hacerles un acabado previo a cada una de ellas, lijando o eliminando los posibles desperfectos o irregularidades que puedan tener. Una vez hecho esto, conviene hacer un replanteo de la maqueta para asegurarse de que todo está en su sitio y no se han cometido fallos en el dimensionado y corte de las piezas. Corrige los desperfectos o errores que se hayan cometido.

6. Unión o pegado

Una vez que tengamos todas las piezas empezaremos a unirlas mediante el sistema escogido. Lo más común es usar algún tipo de pegamento. En este punto hay que ser muy cuidadoso con la cantidad de pegamento que usamos, solo el estrictamente necesario, si nos pasamos podemos manchar o incluso estropear el material. Créeme que con un poco basta, además si has cometido un error o quieres cambiar algo te será mucho más fácil separar las piezas.
 
Truco: Para separar dos piezas unidas por pegamento es muy útil usar una hoja fina tipo bisturí.

gatos jugando con una maqueta de arquitectura
 

7. Acabado

Una vez hayamos unido todas las piezas de nuestra maqueta y se haya secado el pegamento, pasaremos a la fase de acabado final. Este puede consistir en un lijado, con cuidado de no separar las piezas. También puedes aplicar color o añadir elementos externos como vegetación, mobiliario o personas.


Mas información

Si el mundo de las maquetas te interesa mucho y quieres incluso dedicarte profesionalmente a ello te recomiendo el siguiente libro:


Maquetas de arquitectura: Medios. Tipos. Aplicación


 
Esperamos que esta pequeña guía te haya servido para hacer tu maqueta lo mejor posible. Si tienes alguna duda al respecto déjanos un comentario. Gracias por leernos.
 
 
 
 
Tal vez también te interese:
10 libros imprescindibles para un estudiante de arquitectura
KIT de supervivencia para estudiar arquitectura

http://www.arquiparados.com

Arquiparados | Empleo y formación para arquitectos