27122017

Arquitecto emprendedor #7: María (MyRetrobox)

CATEGORÍA » Blog
<i>MyRetrobox</i>
 
En esta entrevista conoceremos MyRetrobox el proyecto de María y Daniel basado en un regalo de lo más original: cápsulas del tiempo.
 
Seguimos con nuestra serie de emprendedores en la que traeremos 10 proyectos emprendedores llevados a cabo por arquitectos y que normalmente están fuera del campo tradicional del arquitecto de estudio. 
 
En esta séptima entrega vamos a conocer la historia emprendedora de María Tejel, que junto a su marido Daniel han creado MyRetrobox, una tienda online cápsulas del tiempo personalizadas. Un regalo al futuro muy original. No te la pierdas.
 

Sobre el proyecto

¿Quién eres y a qué te dedicas?

Soy María Tejel, zaragozana y arquitecta por la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Barcelona. Actualmente dedico mi tiempo a las labores de diseño y desarrollo de MyRetrobox, empresa que fundé junto a Daniel Hernández, mi marido, en el año 2012. Él estudió arquitectura técnica pero en seguida se redirigió hacia el diseño web y el marketing online.


¿Cuál ha sido tu trayectoria previa hasta crear MyRetrobox?

Comencé a trabajar en un despacho de arquitectura en Barcelona cuando estaba en quinto de carrera y allí permanecí 3 años. Después estuve trabajando en otro estudio en Zaragoza durante 5 años, y posteriormente comencé a trabajar como arquitecta autónoma. Aunque MyRetrobox nació en 2012, hasta este año lo he estado combinando con trabajos en arquitectura tanto por cuenta propia como por cuenta ajena.


¿Por qué decides emprender?

Trabajar como arquitecta en grandes estudios me llenaba profesionalmente, por lo que tras acabar la carrera no sentí esa “llamada emprendedora” que sienten muchos compañeros emprendedores y decidí continuar trabajando por cuenta ajena en despachos de arquitectura. 
 
Sin embargo, con la llegada de la crisis vi disminuidos los ingresos y horas de trabajo como arquitecta, por lo que creí necesario buscar un negocio paralelo para complementar tanto mi tiempo como mis ingresos. Mi marido estaba en una situación similar, por lo que pensamos que sería bonito crear un proyecto juntos. Le estuvimos dando vueltas durante varios meses hasta que por fin dimos con una idea que nos motivó lo suficiente como para ir a por ella. 
 
Más tarde he ido descubriendo los beneficios de emprender y la riqueza personal que aporta sacar adelante tu propio proyecto… y creo que fue una de las mejores decisiones que pude tomar.


Cuéntanos más sobre tu proyecto ¿Qué es MyRetrobox?

En MyRetrobox nos dedicamos a diseñar y distribuir a través de nuestra tienda online cápsulas del tiempo personalizadas. Estas cápsulas son cajas en las que las personas pueden guardar los recuerdos de momentos clave de su vida para volverlos a disfrutar en el futuro.
 
Nuestro primer producto fue la Baby Retrobox, una cápsula del tiempo para bebés. Se trata de una caja que se prepara hoy para un bebé con todos los recuerdos que rodean su llegada pero que él no descubrirá hasta que sea adulto, por ejemplo el día que cumpla 18 años. Contiene información y curiosidades sobre cómo es el mundo al que ha llegado así como anécdotas e imágenes de sus primeros meses de vida. Hoy se encargan de rellenarla sus familiares para, una vez lista cerrarla y guardarla durante mucho tiempo, hasta el día que decidan volver a entregársela en el futuro. Entonces descubrirá, emocionado, una caja repleta de tesoros sobre su llegada al mundo.
 
Posteriormente hemos ido lanzando otros productos, siempre en la línea de las cápsulas del tiempo:


- Peque Retrobox, en la que los niños y niñas de entre 4 y 12 años pueden guardar un trocito de su infancia para reencontrarlo en el futuro.
- Retrobox Sí Quiero, en la que una pareja puede guardar para siempre los recuerdos de su boda para volverlos a disfrutar en el aniversario que decidan volver a abrirla.
- Retrobox Cumpleaños Feliz, para sorprender a un adulto que cumpla una edad especial (como los 18 años, los 30, los 40, los 50, los 60…) con una caja repleta de recuerdos de toda su vida.
- Retrobox Feliz Aniversario, para regalar a una pareja que celebra un aniversario redondo de su boda, como las bodas de plata o las de oro.



MyRetrobox


Sobre el proceso de emprender

¿Cuáles fueron los primeros pasos que diste en la creación de tu proyecto?

Lo primero que hicimos fue pensar qué queríamos, podíamos y sabíamos hacer. Queríamos optar por un proyecto que supiéramos llevar a cabo nosotros mismos, que no requiriera una gran inversión para no endeudarnos, que pudiéramos compatibilizar con otros trabajos y que en un principio pudiéramos llevar desde casa. 
 
Todo esto nos llevó a la idea de crear una tienda online. Posteriormente comenzamos a pensar qué podíamos vender y al final, un día a las tantas de la madrugada, dimos con una idea que nos entusiasmó: diseñar cápsulas del tiempo para bebés.
 
Decidimos sacarlo adelante poco a poco, sin correr grandes riesgos y sin renunciar a los trabajos que teníamos entonces cada uno en nuestro campo. Por esto, aunque desde el día siguiente comenzamos a invertir todas las horas que teníamos libres por las noches y los fines de semana en trabajar en MyRetrobox, fuimos más despacio de lo que nos hubiera gustado y el primer producto y la web tardaron 6 meses en ver la luz.


¿Qué cambiarias u hubieras hecho de otra forma si volvieses a empezar?

Posiblemente el método de emprender sería el mismo, hacerlo poco a poco y sin correr grandes riesgos hasta comprobar si el modelo de negocio funciona. Sin embargo creo que hubiera delegado más tareas en expertos en cada materia en vez de tratar de asumir cada área nosotros mismos. 
 
Al principio nos encargábamos nosotros dos de todo: búsqueda de proveedores, administración, diseño gráfico, producción del material, diseño web, redes, marketing, atención al cliente, fotografía y vídeo de producto… Esto evidentemente repercutió tanto en la calidad inicial del producto como en el tiempo que nos llevaba sacar adelante cualquier asunto o nueva idea.
 
Por suerte, poco a poco va siendo posible confiar en otros profesionales para los trabajos en los que no somos expertos y así vamos mejorando mucho los productos y los procesos.
 
Hay muchas otras cosas que hemos ido aprendiendo con el tiempo y que nos hubieran sido muy útiles si las hubiéramos sabido desde el inicio para hacer las cosas de forma diferente, pero eso es parte del camino emprendedor. ¡Nadie nace aprendido!


¿Cuáles son los principales obstáculos y problemas que has encontrado y la parte más difícil de sacar tu proyecto adelante?

Uno de los principales obstáculos ha sido desde el principio la falta de tiempo y la necesidad de aprender a organizar nuestro tiempo de una manera óptima. Sacar adelante una empresa desde cero y entre sólo dos personas cuesta mucho tiempo y esfuerzo, lo que ha hecho que las cosas no hayan ido a la velocidad que nos hubiera gustado y que muchas ideas las tengamos aún estancadas en la mesa desde hace años. Además, en este sentido, es complicado aprender a priorizar y a delegar.
 
Por otra parte, darse a conocer en Internet sin grandes presupuestos es complicado. Es cierto que vender online te abre las puertas a todo el mundo y que tu tienda está abierta las 24 horas del día, pero si te limitas a colgar la web en Internet nadie la ve. Llegar a la gente supone un constante esfuerzo en marketing y redes sociales; es una carrera de fondo.
 
A un nivel más técnico nos hemos encontrado con que todavía hay falta de costumbre en nuestro país de hacer compras a través de internet, por lo que en muchas ocasiones nos encontramos con personas que quieren nuestro producto pero que compran por primera vez online y tienen problemas, desconfianza o desconocimiento sobre cómo realizar la compra. Por suerte, esta barrera va desapareciendo año a año a pasos agigantados.


¿Qué es lo que más te gusta de emprender?

Para mí una de las grandes ventajas de emprender es la posibilidad de gestionar tu propio tiempo. Las horas que trabajas son muchas, pero siempre tienes la posibilidad de organizarte como mejor te vaya según tus circunstancias. 
 
Ahora estoy embarazada y estoy pudiendo disfrutar el embarazo y acudir a las actividades que quiero cuando quiero, organizando mi horario laboral según me interesa cada día y haciendo muchas cosas que no hubiera podido hacer en mis trabajos anteriores sin ir de medio lado o estar constantemente justificándome. Y cuando nazca el bebé creo que lo notaremos todavía más, puesto que el hecho de ser los dos emprendedores seguro que nos ayuda a conciliar la vida laboral y familiar.
 
En el tema emocional, el hecho de ser tu propio jefe y ser tú quien toma las decisiones de la empresa y de los pasos a seguir en el futuro para hacerla crecer también resulta de lo más enriquecedor. Cuando emprendes todo se vive más intensamente que trabajando por cuenta ajena, los momentos duros pero también las alegrías. Y por tanto, la satisfacción personal que produce ver crecer un proyecto tuyo, que has creado de cero y que vas sacando adelante con tantísimo esfuerzo es indescriptible. 
 
También lo es la emoción que sentimos al recibir buenas palabras de las personas que han regalado o recibido una Retrobox y que dedican unos minutos de su tiempo a contarnos entusiasmados cómo ha sido su experiencia. Sólo eso compensa todo el esfuerzo.


¿Cuál crees que es la principal cualidad que tiene que tener un emprendedor?

Aunque es difícil quedarse solo con una cualidad, creo que ante todo un emprendedor debe ser camaleónico, tener una gran capacidad de adaptación a los retos que le suponga el día a día. Para sacar adelante su empresa tendrá que abordar situaciones y tareas de lo más diversas, por lo que debe ser capaz de adaptarse y llevar a cabo con éxito todas ellas.


 
MyRetrobox


Sobre la figura de arquitecto emprendedor

¿Qué conocimientos extra necesita un arquitecto para emprender? ¿Es necesaria la formación, libros…?

Creo que en la carrera de arquitectura hay muy poca formación acerca de temas empresariales y financieros, por lo que considero que es básica la formación adicional en gestión financiera, estrategia y modelo de negocio. También creo que son imprescindibles los conocimientos de marketing, ventas, redes sociales y habilidades directivas.
 
Además de aprender a través de libros o webs especializadas, hoy en día en todas las Comunidades Autónomas hay varias entidades que ofrecen apoyo y formación gratuita en estos ámbitos para emprendedores. Considero totalmente necesario formarse en estos temas, no sólo antes de emprender sino de forma continua.


¿Qué te ha aportado la carrera de arquitectura en tu camino como emprendedor?

Comentaba anteriormente que un emprendedor debe ser muy versátil y camaleónico, y creo que en la carrera de arquitectura se nos forma en este sentido, ya que nos enseñan a abordar temas muy diversos en los proyectos y obras y asumir un papel de “director de orquesta”. Por esto, creo que la mayoría de arquitectos llevamos intrínseca esta cualidad.
 
Por otra parte, la capacidad de trabajo que obtenemos en la carrera es enorme, lo que hace que nos esforcemos mucho para sacar adelante nuestras empresas y que estemos totalmente acostumbrados a trabajar largas jornadas y a horas intempestivas si es necesario.
 
Por último, también considero que en la carrera de arquitectura se nos enseña a mirar más allá y a ser muy perfeccionistas con el trabajo que realizamos, lo que nos lleva a estar constantemente pensando en las posibilidades de mejora o innovación en nuestras empresas o productos, evitando así su estancamiento.


¿Por qué crees que tan pocos arquitectos se deciden a emprender sus propios proyectos?

Creo que en la carrera de arquitectura se fomenta poco el espíritu emprendedor. Tradicionalmente muchos arquitectos han optado por abrir su propio estudio, sin embargo, en la carrera apenas hay formación empresarial. Al menos cuando yo estudié, únicamente había una asignatura optativa.
 
También creo que los años de crisis en el sector que estamos pasando han tenido mucha influencia en la falta de arquitectos emprendedores. Yo misma lo he pensado en ocasiones: si los despachos de renombre están pasando por malos momentos, ¿cómo voy a iniciar yo desde cero un despacho de arquitectura con éxito?
 
Por último, también creo que estudiar arquitectura es algo muy vocacional para muchos, por lo que emprender en una vía que se aleje de la proyección o la construcción puede ser un camino que no quieran tomar aquellos para los que la arquitectura es su gran vocación.


¿Nos recomiendas algún libro, una charla, una película o algún recurso que te haya ayudado, inspirado o motivado en tu camino como emprendedor?

Como comentaba anteriormente, me ha ayudado mucho acudir a cursos o sesiones especializadas gratuitas impartidas por distintos centros de mi Comunidad Autónoma: Cámara de Comercio, Zaragoza Activa e Instituto Aragonés de Fomento. Creo que hoy en día este tipo de entidades se vuelcan en dar apoyo y difusión a los pequeños emprendedores y es una oportunidad que hay que aprovechar.
 
Por otra parte, todavía no he encontrado un libro que me haya resultado revelador, ya que a menudo se basan en los ejemplos de grandes empresas de éxito, con amplias estructuras y elevados presupuestos, y encuentro dificultad para aplicar sus estrategias a una empresa pequeña. Sin embargo, donde encuentro mucha inspiración es en las redes sociales, interactuando y compartiendo experiencias con otros emprendedores que se encuentran en una situación similar la nuestra.


¿Qué le dirías a un arquitecto que se plantea emprender?

Creo que es importante no emprender a ciegas o sin pensarlo bien antes. Nos han vendido que la idea de que emprender es maravilloso y de que todos los emprendedores triunfan y sin embargo hay un alto índice de fracaso en los primeros años de las empresas. Por esto creo que es importante planificarlo, asesorarse, compartir las ideas (con cautela) y testear el modelo de negocio antes de lanzarse a por ello.
 
Además, considero que es importantísimo creer en tu proyecto y que te emocione, puesto que son muchas las horas y el esfuerzo que has de dedicarle y si lo haces sin motivación, posiblemente acabes con ganas de abandonar.
 
Sin embargo creo que, aunque con cabeza, quien tenga una idea y quiera sacarla adelante, debe intentarlo. Ha de saber que el camino será duro pero si es su gran motivación, seguro que merece la pena. Al final, pasamos una gran parte de nuestra vida trabajando, por lo que hay que de trabajar en algo que nos haga verdaderamente felices.


***
 
Esperamos que te haya gustado la experiencia emprendedora de María. Desde aquí queremos agradecerle enormemente que nos haya dedicado parte de su tiempo a contestar estas preguntas y le deseamos toda la suerte posible en su proyecto.
 
Como siempre, terminamos haciendo una llamada a otros arquitectos emprendedores que quieran pasarse a contarnos su experiencia. Estaremos encantados de darle difusión a vuestro proyecto y conocer vuestra historia. Gracias por leernos.
 
CURSOS Y MASTERS PARA ARQUITECTOS
Si estás interesado en Cursos o Másteres, échale un vistazo a nuestra selección de programas de formación específicos para arquitectos.


Tal vez te interese:
Curso (gratis): Crea tu web de arquitecto
¿Cuántos arquitectos hay en España?