¿Cómo debería de plasmar mi experiencia laboral en mi CV?

CATEGORÍA » Blog


La etapa académica es una de las más bonitas de nuestras vidas. En ellas, encontramos nuevos amigos, experiencias, disciplinas y valores que desarrollamos de cara a adentrarnos a nuestro futuro profesional

Se trata de un previo realmente útil en el que podemos explorar nuestras capacidades y aumentar y mejorar nuestras aptitudes. El objetivo de todo ello es encontrar un buen trabajo, con unas condiciones laborales y económicas adecuadas para seguir creciendo en el ámbito laboral. 

Para ello, es imprescindible buscar trabajo y contar con un currículum visual y con la información necesaria como en onlineCV para que tener el trabajo de nuestros sueños sea más fácil. En este artículo descubrimos cómo incluir la información profesional en nuestro currículum para que sea adecuado.

Descubre cómo redactar la experiencia laboral en tu currículum

A la hora de presentarnos a un puesto laboral, hay que tener en cuenta que nuestro currículum será nuestra carta de presentación. 

Por ello, debemos adecuarlo y disponer nuestra experiencia de forma ordenada y clara, incluyendo aquella que sea relevante para el puesto de trabajo. 

Lo primero que debemos saber es cuál es el trabajo al que aspiramos y para ello, incluir aquella experiencia que esté relacionada con ello.

Al departamento de Recursos Humanos lo que le interesará será aquella información que esté vinculada con su empresa. Por ello, lo primero que debemos incluir es la experiencia profesional y posteriormente, la académica. 

Cuando redactemos los diferentes cargos, es importante destacar las habilidades, herramientas y funciones que hemos desempeñado sin excedernos. Nuestro currículum no debería tener una gran cantidad de hojas y si podemos aglutinar la información en una sola, mejor.

La información deberá estar ordenada. Es decir, incluir cronológicamente cada uno de los trabajos para que siga un orden lógico. A continuación de la información profesional y académica, es muy importante añadir un apartado relacionado con nuestras habilidades y aficiones, puesto que son realmente útiles para aspirar a un puesto de trabajo.

Por otro lado, hay que prestar atención al tipo de empresa y puesto de trabajo que aspiramos. Así, si se trata de una agencia de publicidad o una empresa joven, lo ideal es que nuestro currículum sea más visual

Por contra, si se trata de un trabajo relacionado con el mundo de la abogacía o un despacho de arquitectura, será mejor apostar por un currículum más corporativo y serio.

Además de ello, hay que recordar que las prácticas realizadas durante nuestra etapa académica también cuentan como experiencia profesional y es importante que aparezcan. Este aspecto es realmente útil para las personas recién tituladas, que no disponen aún de una dilatada en el ámbito laboral. 

Por otra parte, si se ha realizado un Erasmus, asistido a diferentes congresos o se ha disfrutado de una beca para estudiar en el extranjero, hay que incluir dicha información porque se valorará positivamente.

Ahora que sabemos qué incluir en el currículum y cómo hacerlo, es el momento de ponernos a ello para diferenciarnos del resto y conseguir ser la persona perfecta para poder desempeñar el puesto de trabajo ofertado que tanto anhelamos.

CURSOS Y MASTERS PARA ARQUITECTOS

Si estás interesado en Cursos o Másteres, échale un vistazo a nuestra selección de programas de formación específicos para arquitectos.

VER TODOS LOS CURSOS

Tal vez te interese:
10 libros imprescindibles para un estudiante de arquitectura
Cine y arquitectura. ¿Serás capaz de adivinar todas las películas?