Oportunidades para Arquitectos

CATEGORÍA » Blog

3 Claves para ver tus Oportunidades Profesionales
(Por Caterina De La Portilla)

Muchos pensamos que las oportunidades profesionales son diamantes pequeños y difíciles de encontrar; que cerrar un encargo o conseguir un cliente es cuestión de suerte y que sólo unos pocos logran sobrevivir en la profesión. 

Lo cierto es que somos muchísimos arquitectos ofreciendo los mismos servicios y el exceso de oferta no está en equilibrio con la demanda que existe. Todos queremos “proyectar y construir” y en definitiva no hay suficientes clientes para todos los profesionales que somos.

Aquí tienes la primera oportunidad, blanca y en botella, cristalina y grande como un edificio: busca nuevas líneas profesionales tangentes al ejercicio tradicional (aquí tienes más de 50 ideas) y te auguro un futuro más estable, próspero y rentable.

Podría ofrecerte una extensa lista de “oportunidades” que existen en el mundo de la arquitectura ya que cada día trabajo con arquitectos explorando estas aguas no saturadas en ramas tan diversas como interiorismo, consultoría, inversión, retail, visualización, paisajismo, programación, metodologías BIM, sostenibilidad, management, formación, mobiliario, turismo, iluminación, workspaces… pero eso sería limitarte. Y lo digo en serio.

Porque lo interesante no es que hagas lo que yo te digo, sino que aprendas a VER esas oportunidades. Porque si en algún momento uno de esos caminos se agota, tienes todas las herramientas para crear otro camino igual de estable, próspero y rentable en la rama que sea con el nicho que sea.

Aquí tienes 3 puntos esenciales para que empieces a VER tus oportunidades profesionales como arquitecto:

1. Oportunidad

Una oportunidad es como el primer boceto de un proyecto. Es algo que de pronto asoma, abstracto e impreciso, que tira un poco de la intuición y un poco de las circunstancias. 

Una oportunidad es la mínima expresión del potencial de algo. No existe si no es observada y sólo los humanos tenemos la capacidad de inyectarle la visión y la acción necesaria para darle vida.

En definitiva, una oportunidad no es nada sin ti.

Cada día pasan por delante de tus ojos decenas de oportunidades, no sólo profesionales, también personales, románticas, vitales… 

Tus 24 horas están llenas de bocetos abstractos, la mayoría no terminan de ser nada y algunos cobran vida y se acaban convirtiendo en una gran empresa, una gran familia, una gran amistad, una gran aventura, un gran proyecto de vida.

En el ámbito profesional, si piensas que últimamente no consigues ver tus oportunidades, que no entiendes lo que está ocurriendo con la arquitectura y con el oficio de arquitecto, que no sabes cómo hacer de tu profesión un medio de vida estable y próspero, voy a recordarte algo importante:

La mayor debilidad del ser humano es su memoria: olvidamos que siempre podemos
elegir y cambiar. SIEMPRE.

Todavía los arquitectos somos humanos… ¡son buenas noticias! Puedes elegir y cambiar. Si tu situación profesional actual no te satisface, puedes elegir y cambiar. Si no te sientes bien donde estás, puedes elegir y cambiar. Si deseas encontrar algo mejor, puedes elegir y cambiar. 

Las crisis se pueden llevar muchas cosas, pero esta capacidad forma parte de tu condición humana. No te olvides de esto porque si te olvidas te conviertes en esclavo de tu suerte.

Aníbal vencedor contempla por primera vez Italia desde los Alpes.

2. "VER" Por primera vez

Y para poder elegir entre todas las oportunidades que asoman cada 24 horas necesitamos aprender a VER. Los arquitectos cojeamos enormemente en todo lo relacionado con VER cosas que no tengan relación con nosotros mismos, con nuestros proyectos, con nuestro portfolio o con nuestra web. 

Admitámoslo, somos un poco egocéntricos y precisamente esta es una de las razones por las que hemos llegado hasta aquí: nos hemos desconectado del mercado, de nuestra sociedad y de la rica diversidad de sus necesidades y problemas.

Aprovecho para hacer una breve referencia a la nueva publicación de un autor que recomiendo encarecidamente, Seth Godin. El subtítulo de esta publicación es:

You Can’t Be Seen Until You Learn to See

No puedes ser visto hasta que aprendas a VER. Si quieres vivir de tu trabajo, tienes que aprender a VER las oportunidades que existen a tu alrededor. Las oportunidades sólo existen si son VISTAS por alguien y si ese alguien está realmente dispuesto a hacer algo con ellas.

¿Alguna vez has pensado que tienes una flor en el culo? ¿O alguna vez te has preguntado por qué otros tienen más suerte que tú? ¿Por qué ese amigo tuyo siempre consigue lo que quiere? ¿Por qué a otros les va bien y a ti no?

Esto no es culpa de la arquitectura, ni de las circunstancias, ni de nada que esté fuera de ti. En el momento que piensas esto, pierdes. La suerte no existe cuando consideramos el largo plazo; la suerte no dura siempre porque va en contra de su propia definición. Así que puedes dejar de pensar que tu vida es fruto de la “suerte” o de “una fuerza exterior a ti”.

Si las cosas te van bien es porque estás haciendo uso de tu capacidad para VER las oportunidades que se agolpan en tu rutina. Si las cosas no te van bien, no pasa nada, puedes aprender a desarrollar esta capacidad y hacer que las cosas mejoren.

3. 3 Métodos

Todos los arquitectos contamos con el mismo número de horas y la misma cantidad de energía diaria.
¿Cómo inviertes tus recursos?

A lo largo de mi experiencia trabajando con arquitectos de habla hispana en diferentes lugares del mundo y en contacto directo con el día a día de este gremio en muy diferentes contextos y situaciones, podría decir que existen 3 métodos a la hora de detectar oportunidades y transformarlas en las realidades profesionales que cada uno desea:

MÉTODO “ESPERANZA”

También conocido como el método “pasivo”. Te ríes pero te sorprendería saber la cantidad de arquitectos que usan este método en su día a día profesional.

Subir tu portfolio a LinkedIn o tener una página web sin hacer nada más son estrategias cero efectivas y que forman parte de este método. Te pueden funcionar, pero las probabilidades de que alguien entre en tu website (1 entre >300000000) y entonces decida contratarte para algo (1 entre >200) son ínfimas. 

Eso suponiendo que tu servicio esté perfectamente definido y que no seas el típico “estudio de arquitectura que hace proyectos”.

Otras estrategias de este método son abrir el email por la mañana esperando que alguien te contrate (¡¡¡¿¿¿???!!!), presentarse a concursos de ideas, invertir dinero y tiempo en adquirir más habilidades y conocimientos sin saber cómo monetizarlos después y, por supuesto, no tener un plan. Puedo hablar de esto porque yo he estado aquí.

MÉTODO “MIL TIROS AL AIRE”

Otro clásico entre los arquitectos, también conocido como el método “hiperactivo”. Esto es, hacer mil cosas a la vez pensando que “así algo caerá”. Nada más lejos de la realidad, además de ser un método agotador y frustrante en la mayoría de casos. 

Lo peligroso de este método es que puedes cometer el error de pensar que estás siendo productivo, cuando en realidad estás dispersando tu energía y mandando un mensaje confuso y complejo a tus potenciales clientes, si es que te has parado a pensar quiénes son tus potenciales clientes.

Entre las estrategias más comunes en este método podemos encontrar ofrecer 27 servicios diferentes (proyectos, interiorismo, licencias de apertura, certificados, mobiliario, diseño gráfico, diseño web… ¡fiesta!), asistir a 27 eventos a la semana, tener 27 perfiles en 27 redes sociales y contactar con todo kiski al mismo tiempo. Y por supuesto, no tener un plan. Puedo hablar de esto porque también he estado aquí : )

MÉTODO CIENTÍFICO

Esta es en esencia la metodología que yo aplico para detectar y desarrollar las oportunidades profesionales en mi propia carrera y con los arquitectos con los que trabajo. Y sí, funciona. Porque las oportunidades no llegan; las oportunidades se maceran. Y puedo hablar de esto porque es mi pan de cada día.

Este método tiene el siguiente esquema:

OBSERVACIÓN > ACCIÓN > FEEDBACK > OBSERVACIÓN >

Se trata de un ciclo de perfeccionamiento para hacer de cualquier oportunidad profesional la realidad que quieras tener como arquitecto. Esto no es una receta mágica. 

Si te fijas, a diferencia de los dos métodos anteriores, esta es el método del trabajo real y maduro en donde las ideas y los pajaritos se ponen a prueba en el mercado una y otra vez. 

Porque cuando hablamos de trabajo lo único que importa de tus ideas es si funcionan en el mercado. Si nadie te quiere pagar, tus ideas no valen para vivir de ellas.

La metodología que enseño se basa en accionar las causas necesarias para crear los efectos deseados, es decir: qué tienes que hacer para lograr un flujo regular de trabajo que te dé la estabilidad y la prosperidad que quieres en tu vida como arquitecto. 

Para ello es fundamental la observación, es decir, aprender a VER las oportunidades más interesantes. Es el primer paso, pero no el único. 

Como te decía, las oportunidades no son nada sin ti y necesitas ponerlas en acción en el mercado para recopilar el feedback, desarrollarlas, perfeccionarlas y consolidarlas. Y es entonces cuando una oportunidad se convierte en una gran carrera como arquitecto.

Me gustaría saber qué piensas tú de tu método = )




BIO:
Desde 2009 Caterina ha dedicado 10 años a su formación y ejercicio como arquitecta en España y EEUU. Actualmente trabaja también como mentora con otros arquitectos para enseñarles las claves sobre cómo ejercer y hacer de su profesión un medio de vida estable, libre y próspero.

+info:
→ www.caterinadelaportilla.com
www.linkedin.com/in/caterinadelaportilla

CURSOS Y MASTERS PARA ARQUITECTOS

Si estás interesado en Cursos o Másteres, échale un vistazo a nuestra selección de programas de formación específicos para arquitectos.

VER TODOS LOS CURSOS


Tal vez te interese:
50 trabajos que puede hacer un arquitecto
7 Consejos para hacer Fotografía de Arquitectura (desde cero)