Ventilación cruzada y efecto chimenea: Conceptos de ventilación natural en la arquitectura

CATEGORÍA » Blog
Ventilación cruzada

Usar el viento, un recurso natural gratuito y renovable, para la comodidad térmica en los proyectos de construcción se ha convertido en una opción más que interesante en los últimos tiempos. 

La conciencia de que emplear sistemas artificiales trae contaminación ha tenido buenos resultados, y cada vez más ingenieros y arquitectos recurren a este sistema pasivo para alcanzar el confort térmico. La sostenibilidad está garantizada.

Es cierto que en climas extremos no hay más opción que usar calefacción o aire acondicionado, pero en gran parte del mundo pueden mantenerse los ambientes a buena temperatura mediante el uso de sistemas pasivos. Todo está en la planeación.

No obstante, si no tenemos más remedio que implementar ventiladores en un determinado espacio, debemos considerar cuánta energía consumirá. Los ventiladores de torre son dispositivos portátiles que consumen menos energía que los tradicionales, por lo cual resultan ser una buena elección. 

Si más nos enfocamos en lo estético, tenemos a los ventiladores kaye, los cuales destacan por su diseño minimalista o al ventilador islander, el cual ofrece múltiples posibilidades para adaptarse a cualquier lugar.

En cuanto a los sistemas pasivos, hay diferentes tipos que pueden incorporarse en proyectos: ventilación cruzada natural, ventilación natural inducida, efecto chimenea y enfriamiento por evaporación. El uso correcto de los sistemas y de los elementos de construcción permite mejorar el confort térmico y reducir el consumo energético.

La ventilación cruzada natural se da cuando las aberturas de una construcción se disponen en paredes opuestas o contiguas, lo que permite la entrada y salida de aire. 

Se usa en edificios construidos en zonas con altas temperaturas, debido a que el sistema permite los cambios constantes de aire dentro de la construcción. Así se renueva constantemente el aire y se reduce la temperatura interna.

Por su parte, la ventilación natural inducida hace referencia a los sistemas que se usan para realizar la refrigeración por aire. Aquí se colocan aberturas cerca del suelo para que el aire frío entre por este espacio y empuje el aire caliente (más ligero) hacia arriba, donde se colocan salidas de aire.

Por otro lado, en edificios verticales es ampliamente usado el flujo de ventilación a través del efecto chimenea. ¿Cómo funciona? El aire frío ejerce presión bajo el aire caliente, con lo cual este sube, tal como funciona con la ventilación inducida. La diferencia es que en este caso las áreas abiertas permiten que el mismo aire circule a través del ambiente

Pero los sistemas de ventilación no son lo único que debemos tener en cuenta, sino también otros aspectos como los mecanismos constructivos. Las alturas de las barreras (paredes, paneles o muebles) y de las aberturas que tengan los edificios influyen en la velocidad de la ventilación. 

Por ello, cada proyecto debe tomar en consideración el tipo y nivel de ventilación que empleará. De ese modo, se tendrá como resultado ambientes con confort térmico y se reducirá de gran manera el consumo de energía.

CURSOS Y MASTERS PARA ARQUITECTOS

Si estás interesado en Cursos o Másteres, échale un vistazo a nuestra selección de programas de formación específicos para arquitectos.

VER TODOS LOS CURSOS


Tal vez te interese:
¿Cómo Hacer un Blog de Arquitectura?
Guía para Abrir un Estudio de Arquitectura (Paso a Paso)