18012018

¿Qué no se enseña en arquitectura?

CATEGORÍA » Blog
programa docente
 
En este post revisaremos un tema habitual en las discusiones sobre la carrera de arquitectura: la carencia y necesidad de formación empresarial y de gestión.

El arquitecto es un profesional polivalente. La formación que recibimos abarca un set tan amplio de conocimientos que nos permite ser ese “director de orquesta” que necesita un proyecto de arquitectura para ser llevado a cabo con éxito de principio a fin.

Sin embargo llama la atención que, en prácticamente ningún programa docente de las Escuelas de arquitectura de nuestro país, se le de importancia a aspectos tan básicos y necesarios en el día a día de un gran porcentaje de arquitectos.

No solo es importante tener cocimientos técnicos, como conocer las medidas de una escalera de caracol o elegir entre los tipos de barandas de balcones. En la actividad diaria de un arquitecto hay que hacer frente, de forma muy habitual, a otros problemas para los cuales la carrera no nos prepara.

Aunque podríamos enumerar algunos más, estas son parcelas de conocimientos que sería muy interesante incluir en los programas docentes, al menos como optativas o en forma de talleres integrados en otras asignaturas.

Conocimientos de gestión de empresa

Un gran procentaje de arquitectos se dedica a ejercer la profesión de forma libre. Esto implica darse de alta en autónomos, emitir facturas, pagar impuestos, llevar una contabilidad, gestionar cobros…

Si además el estudio es de un tamaño mediano o grande habría que incluir la contratación de personal y algunos trámites extra ante la administración.

Unas mínimas nociones de marketing

Esta es sin duda una de las mayores carencias de la carrera de arquitectura. Y es bastante grave, ya que es difícil ganarse la vida elaborando proyectos de arquitectura si no encuentras a nadie que te los encargue y te vaya a pagar por ellos.

"¿Cómo voy a conseguir los clientes?" Es una pregunta que todo arquitecto debe saber responder y construir una estrategia y un plan de acción antes de plantearse siquiera abrir el estudio.

Conocimientos sobre precios de mercado y proveedores

La negociación y el trato con proveedores pueden llegar a absorber bastante tiempo si no se tiene bien resuelto. Este aspecto es difícil de traducir en una programación docente y son habilidades y destrezas que se adquieren más con la práctica profesional.

Sin embargo sería muy fácil incorporar precios de mercado a los proyectos que se desarrollan durante la carrera, al menos para ir tomando conciencia de lo que cuestan los distintos materiales, elementos y sistemas constructivos.

Burocracia

El trato con los colegios, visados, licencias, seguros, normativas, ordenanzas, permisos… es increíble la ingente cantidad de papeleo que genera el ejercicio de la profesión de arquitecto. Al igual que es increíble que no se haga apenas ninguna mención de estos trámites durante la carrera.

***

Podríamos extendernos más pero pensamos que estos puntos son los más importantes dentro de esas carencias formativas de la carrera. Todas ellas se extienden hasta ocupar un espacio muy grande en la agenda de un estudio de arquitectura y en muchos casos es imposible delegar ciertas tareas.

Más que una crítica al programa docente es una apreciación para que futuros arquitectos sean conscientes de que son habilidades y conocimientos que tendrán que adquirir tras la carrera de una forma u otra. Ya sea con formación complementaria o a base de la propia experiencia. Gracias por leernos.
 
CURSOS Y MASTERS PARA ARQUITECTOS
Si estás interesado en Cursos o Másteres, échale un vistazo a nuestra selección de programas de formación específicos para arquitectos.


Tal vez te interese:
10 Consejos para hacer un PFC de Arquitectura
KIT de supervivencia para estudiar arquitectura